Dossier Argentina

download Dossier Argentina

of 25

  • date post

    23-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    3
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Dossier Argentina

Transcript of Dossier Argentina

Dossier: A 10 aos del argentinazo Arriba los y las que luchan!!

Publicado en www.anarkismo.net en diciembre de 2011

El anarquismo en Latinoamrica indudablemente ha tenido un fuerte desarrollo tanto ideolgico como militante durante la ltima dcada por lo menos. El surgimiento de experiencias organizativas en diferentes pases como Brasil, Chile, Per, Colombia, Bolivia, Argentina y el fortalecimiento de experiencias previas como en Uruguay, dan cuenta de avances objetivos de nuestra tendencia en la disputa del movimiento social.Es por eso que se hace ms importante que nunca el revisar parte de esas experiencias en donde los anarquistas hemos desarrollado un papel relevante, como es indudablemente la crisis del 2001 en Argentina. En esos aos, actuaba en ese pas la Organizacin Socialista Libertaria (OSL), de tendencia comunista anrquica y ligada por lazos a lo que se ha dado en llamar plataformismo. Surgida el ao 2000 con la intencin de sacar el anarquismo a la calle y trabajar por un anarquismo polticamente organizado y editando el peridico En la calle, fue autodisuelta en octubre del 2009 lo que se anunci mediante un comunicado en internet en diversas pginas.El presente dossier rene varias declaraciones realizadas por diversas organizaciones anarquistas que actualmente trabajan polticamente en el pas trasandino, as como diferentes entrevistas realizadas en esos aos a compaeros que participaron activamente en el proceso en cuestin.Vayan sus palabras para enriquecer nuestra prctica y sacar las lecciones necesarias para poder conformar una alternativa poltica desde el anarco comunismo, fortaleciendo nuestras organizaciones, perfeccionando nuestro programa, y avanzando hacia la articulacin de un movimiento popular que sea capaz de construir desde abajo el poder popular.A 10 aos del levantamiento de diciembre de 2001 los y las Anarquistas nucleados en FACA seguimos organizados y luchando para Que se vayan todos!Los Anarquistas seguimos organizados y luchando para Que se vayan todos!

Se cumple ya una dcada de una de las ms importantes rebeliones populares de la regin. Nos referimos a la situacin vivida en el ao 2001 donde la gente en las calles coreaba el que se vayan todos, que no quede ni uno solo. Aquel fue un momento bisagra tomando en cuenta la historia de resistencia previa que ya llevaba ms de 5 aos de visibilidad y el desenlace de las luchas sociales que continuaron hasta la actualidad.

Debemos trabajar activando entre los no organizados y quizs imposibles de organizar, para despertar en ellos el espritu de rebelin y el deseo y la esperanza de una vida libre y feliz.Errico MalatestaSe cumple ya una dcada de una de las ms importantes rebeliones populares de la regin. Nos referimos a la situacin vivida en el ao 2001 donde la gente en las calles coreaba el que se vayan todos, que no quede ni uno solo. Aquel fue un momento bisagra tomando en cuenta la historia de resistencia previa que ya llevaba ms de 5 aos de visibilidad- y el desenlace de las luchas sociales que continuaron hasta la actualidad. La importancia del 19 y 20 de diciembre en si, no se debe solo al quiebre que se hizo de la institucionalidad argentina sacando a un gobierno que, con poca legitimidad, se intentaba mostrar como cambio a la par que practicaba una profunda continuidad de las polticas neoliberales del menemismo. Tampoco la importancia de esta explosin popular en las calles tuvo que ver exclusivamente con haber forzado la renuncia de 4 presidentes en una semana. Sin embargo todo esto no fue menor. Que se vayan todos ayer y hoy!!

Nos acordamos mucho de aquel 2001 en estos momentos en que el capitalismo y el Estado no solo no han podido darle respuesta a las necesidades de la humanidad en su conjunto sino que se las han ingeniado para hundirla cada vez mas y sumirla en una miseria sin precedentes. Sectores de la poblacin movilizado en Europa y EEUU han tomado las calles para protestar y enfrentarse a los responsables de la crisis, entre ellos banqueros, polticos, empresarios y gures de la economa. Todos ellos claros funcionarios de los diferentes estados y poderes econmicos asociados para el vaciamiento. En estos casos se ha llegado a invocar el espritu del 2001 argentino con el fin de enfrentar a un modelo caduco. En medio oriente y norte de frica la protesta popular apunt a echar regmenes dictatoriales aunque todava todas estas movilizaciones populares, no han podido presentar al momento, propuestas organizativas de base que atenten contra el orden establecido. Se puede visualizar, tanto hoy como ayer, una tendencia general que se viene dando con distintas variantes, pero con ciertos lineamientos comunes como clave de poca, y que tiene que ver con la crisis de instituciones en general y de la ruptura del imaginario social con respecto a estas. Crisis y ruptura que abarca al estado, a los sindicatos corrompidos, a los partidos y polticos del sistema, inclusive a los de la izquierda tradicional, y a sus distintos criterios polticos y organizacionales. Y si bien ponemos la lupa sobre las consecuencias de la rebelin del 2001 por su magnitud, estas devienen del anlisis, como decamos mas arriba, de todo un cmulo de procesos anteriores y por tendencias, que si bien con diferencias, se pueden ver en otros procesos de la regin. Y esto se demuestra, de un tiempo a esta parte, en que toda vez que parte de la poblacin se inclina hacia los asuntos pblicos o de su inters, lo hace autoorganizada y/o movilizada, con desprecio hacia la clase poltica, aunque se trate del que vaya primero en las encuestas Lo hace con el imaginario social del 19/20. Hace 10 aos, en este pas estbamos la mayora de la clase oprimida enfrentndonos a los mismos sectores dominantes que hoy oprimen con sus polticas de manera casi calcada en otros lugares del mundo. Estbamos en un contexto latinoamericano de levantamientos como el de Chiapas, luchas por la defensa de recursos como en Bolivia, expropiacin de tierras como las de los Sin Tierra en Brasil y puebladas indgenas como las de Ecuador. En ese momento las asambleas vecinales, las tomas de fbrica y el movimiento piquetero entre otros sectores, nos incluamos en esta gesta latinoamericana combativa y pudimos decir basta en las calles. Sin embargo la falta de un mayor entramado entre los movimientos sociales y una falta de unidad de los mismos, la mezquindad y la nublada visin poltica de algunos, como la falta de prefiguracin concreta de alternativas de sostenimiento de la vida social desde otros paradigmas, hicieron eclosin en el instante en que hubo que improvisar el enfrentamiento y la suplantacin de la vieja sociedad. Si por un lado era bienvenida la idea de acabar por completo con las instituciones vigentes no hubo prcticas ni experiencias que hayan dado la posibilidad de tirar abajo el aparato del estado y el capitalismo. Tensin abierta entre lo viejo y lo nuevo

Lamentablemente la tensin entre lo viejo que no termina de morir y lo nuevo que no termina de nacer, no ha producido por el momento una sntesis favorable para los de abajo. Pero la tensin sigue Con la apresurada salida de Eduardo Duhalde del gobierno luego de la masacre de Avellaneda en donde bajo su responsabilidad fueron asesinados dos hijos de nuestro pueblo como Maximiliano Kosteki y Daro Santilln y el advenimiento del Kirchnerismo como proceso, podemos decir que se cierra una de las situaciones ms extraordinarias de efervescencia popular pos dictadura. El reordenamiento institucional y econmico, operado por los K, seguido de una retrica antineoliberal en sintona con otros procesos latinoamericanos, vino a romper con algunas lgicas derivadas de procesos anteriores aunque mantiene en esencia, determinadas caractersticas del rgimen de dominacin ms general. El estado y la clase dominante pudieron en pocos aos darse una lavada de cara con un modelo econmico extractivo-exportador que minimizara las consecuencias de la crisis local y la actual crisis internacional, que todava sigue latente y promete dar nuevos coletazos. Las prcticas de polticas clientelares y prebendarias del duhaldismo y el menemismo fueron reapropiadas por los K posibilitndoles armar una duradera alianza con sectores poderosos de la economa, gobernadores de provincias feudales, barones del conurbano bonaerense y burcratas sindicales. Las polticas llevadas a cabo por el kirchnerismo hicieron estructural la exclusin de sectores populares como los desocupados cada vez ms marginados en los barrios, trabajadores tercerizados y precarizados siempre en riesgo a ser despedidos, campesinos del norte corridos por la polica de los grandes terratenientes, y pueblos originarios aun sin tierra entre otros. A su vez, combinando inteligentemente cooptacin de parte de referentes y sectores en lucha y disciplinamiento y deslegitimacin de aquellos que seguimos en la pelea, fue configurando un nuevo escenario hegemnico, donde la fragmentacin (de la cual los que luchamos por una transformacin radical de la sociedad tambin tenemos que hacernos responsables) es la constante en estos tiempos que corren. Pero donde hay dominacin hay resistencia y por eso, a pesar del aparente avasallamiento de toda la parafernalia efectista de este ultimo proceso, por lo bajo y desde abajo se siguen tejiendo experiencias de construccin y lucha autnomas que recrean y profundizan el espritu del 19/20 y de la cual los y las anarquistas y con cada vez mas mpetu vamos formando parte. Y aqu, aparece nuevamente la clave de la ruptura del imaginario social, que si bien hoy se podra ver un tanto desdibujada por la situacin de normalidad institucional y de relacin de fuerzas desfavorable para la clase oprimida, esta ah latente y sigue marcando el contexto. Y esto es as porque no es un dato que pueda verse en trminos estrictamente polticos, es decir en tiempos de resolucin cortos, sino mas bien culturales, de largo alcance y mayor profundidad y consecuencia social. As las cosas, podemos ver el vaco que