ELVIRA SÁNCHEZ, JOSÉ IVÁN, DEVOTIO HERMETICA · PDF fileELVIRA...

of 15 /15
ELVIRA SÁNCHEZ, JOSÉ IVÁN, DEVOTIO HERMETICASHJ, ISSUE I, nº 2, 2011 ISSN : 2174-0399 URL: http://studiahermeticajournal.com Page 50 José Iván Elvira Sánchez, Independent Researcher DEVOTIO HERMETICA * Category: Essay. Resumen: Este ensayo trata sobre el hermetismo como piedad personal, quizás el elemento de esta filosofía antigua más cercano al concepto de magia gnóstica. En términos generales, podemos identificar elementos de la doctrina trimegística en esas otras corrientes modernas de pensamiento religioso que proponían una vinculación con Dios más íntima, heterodoxa y personal, como la Devotio Moderna, el Paracelsismo, el Rosacrucismo o el Pietismo. Palabras clave: Piedad personal, Devotio Moderna, Pietismo. Abstract: This essay deals with Hermetism as a personal piety, perhaps the element of this ancient philosophy closer to the concept of Gnostic Magic. In general terms, we can identify elements of the trismegistic’s doctrine in these other modern currents of religious thought which proposed a more intimate, heterodox and personal connection with God, like the Devotio Moderna, the Paracelsianism, the Rosicrucianism or the Pietism. Key words: Personal Piety, Devotio Moderna, Pietism. Primera Parte Desde hace ya mucho tiempo vengo dándole vueltas a uno de los motivos más recurrentes en el estudio del hermetismo: ¿podemos concebir al hermetismo como una piedad personal?, ¿hasta dónde llega su carácter gnóstico?, ¿es realmente el hermetismo una filosofía gnóstica, y en qué grado?, ¿de qué modo sirvió esta filosofía tardoantigua durante el proceso de intimación del sentimiento religioso cristiano operado desde el siglo XIV? Al fin y al cabo, todo se reduce a tratar de dilucidar qué es el hermetismo en sí, y al menos por el momento esta es una pregunta sin respuesta, y no tanto porque no conozcamos lo suficiente como para dar una más o menos convincente, como porque la * Originalmente publicado en la Revista Azogue, Studia Hermetica, Cuaderno de notas De Umbris Idearum, entradas de domingo, 27 de septiembre, y jueves, 29 de octubre de 2009.

Embed Size (px)

Transcript of ELVIRA SÁNCHEZ, JOSÉ IVÁN, DEVOTIO HERMETICA · PDF fileELVIRA...

  • ELVIRA SNCHEZ, JOS IVN, DEVOTIO HERMETICA SHJ, ISSUE I, n 2, 2011

    I S S N : 2 1 7 4 - 0 3 9 9 U R L : h t t p : / / s t u d i a h e r m e t i c a j o u r n a l . c o m

    Page 50

    Jos Ivn Elvira Snchez, Independent Researcher

    DEVOTIO HERMETICA*

    Category: Essay.

    Resumen: Este ensayo trata sobre el hermetismo como piedad personal, quizs

    el elemento de esta filosofa antigua ms cercano al concepto de magia gnstica. En

    trminos generales, podemos identificar elementos de la doctrina trimegstica en esas

    otras corrientes modernas de pensamiento religioso que proponan una vinculacin con

    Dios ms ntima, heterodoxa y personal, como la Devotio Moderna, el Paracelsismo, el

    Rosacrucismo o el Pietismo.

    Palabras clave: Piedad personal, Devotio Moderna, Pietismo.

    Abstract: This essay deals with Hermetism as a personal piety, perhaps the

    element of this ancient philosophy closer to the concept of Gnostic Magic. In general

    terms, we can identify elements of the trismegistics doctrine in these other modern

    currents of religious thought which proposed a more intimate, heterodox and personal

    connection with God, like the Devotio Moderna, the Paracelsianism, the Rosicrucianism

    or the Pietism.

    Key words: Personal Piety, Devotio Moderna, Pietism.

    Primera Parte

    Desde hace ya mucho tiempo vengo dndole vueltas a uno de los motivos ms

    recurrentes en el estudio del hermetismo: podemos concebir al hermetismo como una

    piedad personal?, hasta dnde llega su carcter gnstico?, es realmente el hermetismo

    una filosofa gnstica, y en qu grado?, de qu modo sirvi esta filosofa tardoantigua

    durante el proceso de intimacin del sentimiento religioso cristiano operado desde el

    siglo XIV? Al fin y al cabo, todo se reduce a tratar de dilucidar qu es el hermetismo en

    s, y al menos por el momento esta es una pregunta sin respuesta, y no tanto porque no

    conozcamos lo suficiente como para dar una ms o menos convincente, como porque la

    * Originalmente publicado en la Revista Azogue, Studia Hermetica, Cuaderno de notas De Umbris

    Idearum, entradas de domingo, 27 de septiembre, y jueves, 29 de octubre de 2009.

  • ELVIRA SNCHEZ, JOS IVN, DEVOTIO HERMETICA SHJ, ISSUE I, n 2, 2011

    I S S N : 2 1 7 4 - 0 3 9 9 U R L : h t t p : / / s t u d i a h e r m e t i c a j o u r n a l . c o m

    Page 51

    propia pregunta est mal formulada. En efecto, no hay un "hermetismo" o una filosofa

    hermtica sin ms, sino que hay "hermetismos" (o hermeticismo, porque ya va siendo

    hora de que integremos el trmino para nuestra espaola lengua).

    En mi caso, cuando hablo de "hermetismo", en mi cabeza se enciende algo muy

    muy concreto: la literatura hermtica tardoantigua, o los textos conocidos como los

    Hermetica. Y hablo de literatura y no de "filosofa" hermtica porque slo somos

    capaces de trazar una serie de principios generales (por otro lado, muy fciles de

    identificar), en estos escritos puestos bajo la advocacin de Hermes ka mgistos. Es

    ms, y para que algn despistado por ah no se confunda, la mayora de los logoi y

    extractos hermticos tardoantiguos no describen una experiencia ntima de revelacin o

    acercamiento a Dios en el sentido que todo el mundo est pensando cuando oye la

    palabra "hermetismo" con cierto conocimiento de causa; antes bien estos textos tratan

    de cuestiones cercanas a las polmicas filosficas ms importantes del periodo, en un

    tono que recuerda, como se ha dicho a menudo, a los filsofos medioplatnicos y sobre

    todo al estoicismo. Y ya en pleno apogeo del neoplatonismo (ya bien entrado el siglo III

    d. C.), nos encontramos con ese tipo de hermetismo que muchas veces se ha tomado

    como "todo", cuando en realidad es sencillamente "parte": la gnsis thou hermtica, un

    fenmeno que podemos identificar con el pas del Nilo (desde luego un Egipto muy

    distinto del que imaginamos, ya ni siquiera "helenstico", sino integrado en la

    civilizacin grecorromana de un modo muy particular e indefinible: pura y simplemente

    el Egipto del Alto y el Bajo Imperio). En definitiva, la piedra de toque del cristianismo,

    un lugar sagrado que continu sindolo por otros derroteros, pero sobre el mismo

    trasfondo milenario, o al menos sobre el mismo ambiente filosfico y social derivado

    del helenismo ptolemaico.

    Como deca, este hermetismo gnstico floreci durante los siglos III y IV, y de

    hecho supuso el "glorioso" canto de cisne de esta filosofa helenstico-egipcia. A partir

    de entonces pareciera que el oleaje del cristianismo de orientacin neoplatnica haya

    barrido todas las "antiguas" filosofas paganas. Desde luego, era aberrante para todo

    buen cristiano or hablar de "estatuas parlantes" o imbuidas de pensamiento inteligible,

    y otras lindezas que sonaban peligrosamente a magia o goetia. La polmica fue, desde

    luego, bastante agria tanto de una parte como de otra (invito al lector a que se entretenga

    leyendo las obras de los polemistas cristianos y anticristianos), y de hecho muchas de

    las crticas ("nietzscheanas" o de otro tipo) que se han lanzado contra el cristianismo en

  • ELVIRA SNCHEZ, JOS IVN, DEVOTIO HERMETICA SHJ, ISSUE I, n 2, 2011

    I S S N : 2 1 7 4 - 0 3 9 9 U R L : h t t p : / / s t u d i a h e r m e t i c a j o u r n a l . c o m

    Page 52

    la actualidad, encuentran dignos precedentes en la filosofa de Porfirio y Juliano Csar,

    por ejemplo. Otros filsofos como Plotino prefirieron atacar a un tipo muy peculiar y

    "destructivo" de cristianismo: el gnosticismo, cuyos integrantes adems trataban de

    alejarse de la sociedad de "los griegos". Algo que a Plotino le mortificaba

    especialmente, como deja claro en En. II 9, 6:

    Porque forjan estos vocablos como si no tuvieran contacto con la lengua

    tradicional griega, siendo as que los griegos, que conocan el tema y lo conocan

    claramente, hablan sin pretensiones de salir de la cueva y de subir y avanzar poco a

    poco, ms y ms, hacia una contemplacin ms verdadera.

    Sin extendernos demasiado en esto, Plotino no poda tolerar que estos

    "advenedizos" trataran de apropiarse de las cuestiones acerca de las cuales los filsofos

    platnicos haban estado discutiendo desde haca siglos, adoptando la irritante actitud de

    los que se saben en posesin de un conocimiento "esotrico" (es decir, un conocimiento

    reservado a ellos mismos) acerca de la verdadera naturaleza del mundo material. Plotino

    rechazaba de este modo, al menos desde mi punto de vista, todo solipsismo elitista de

    carcter gnstico-esotrico, para abrazar una dialctica platnica que desde cierta

    historiografa clsica se le ha negado ms o menos abiertamente (otra vez mi amigo E.

    R. Dodds o el mismo Philip Merlan, como creo se demuestra en su artculo "Plotinus

    and Magic", en Isis, vol. 44, n 4, 1953, pp. 341-348). Al fin y al cabo, el mismo

    prejuicio constitutivo que ha hecho perder tanto tiempo en el estudio serio de la filosofa

    del periodo helenstico y romano.

    Se me puede objetar contra esto todo un seor tratado de las Enadas ("Sobre la

    bajada del alma a los cuerpos"), y en concreto el extracto introductorio que todo el

    mundo que se haya acercado ms o menos a la filosofa plotiniana ha ledo alguna vez:

    "Muchas veces, despertndome del cuerpo y volviendo a m mismo, salindome

    de las otras cosas y entrando en m mismo, veo una Belleza extraordinariamente

    maravillosa. Convencido entonces ms que nunca de que pertenezco a la porcin de los

    seres, actualizo la forma de vida ms eximia y, unimismado con la divinidad y

    establecido en ella, ejercito aquella forma de actividad y me sito por encima de todo el

    resto de lo inteligible. Pero cuando luego, tras esa estancia en la regin divina,

    desciendo de la inteligencia al raciocinio, me pregunto perplejo cmo es posible esta mi

    bajada de ahora y cmo es posible que mi alma haya llegado jams a estar dentro del

  • ELVIRA SNCHEZ, JOS IVN, DEVOTIO HERMETICA SHJ, ISSUE I, n 2, 2011

    I S S N : 2 1 7 4 - 0 3 9 9 U R L : h t t p : / / s t u d i a h e r m e t i c a j o u r n a l . c o m

    Page 53

    cuerpo a pesar de ser tal cual se me manifest en s misma aun estando en un cuerpo".

    En. IV 8, 1.

    Nos indica esto una experiencia religiosa en trminos msticos? Bueno,

    mientras escribo estas lneas recuerdo una interesantsima conversacin que tuve con

    Pablo Garca Castillo, insigne Catedrtico de Historia de la Filosofa Antigua en la

    Universidad de Salamanca, cuya tesis haba tratado de revalorizar precisamente el

    carcter dialctico-platnico de la filosofa de Plotino, as como su radical originalidad,

    frente a las visiones historiogrficas que primaban su influencia "oriental" (hablamos

    principalmente del maniquesmo o el zoroastrismo, filosofas que florecan por aquel

    entonces en las brumosas fronteras del Imperio). Y cuando la historiografa habla de

    "influencia oriental", casi siempre se refiere a un "carcter religioso" que se supone

    "invada" la filosofa (griega) desde al menos dos siglos antes de nuestra era, poniendo

    en evidencia su carcter "racional". Bueno, yo creo que esto no se puede afirmar para

    Plotino, y ah le doy la razn al Sr. Garca Castillo, que en contra de Jess Igal (el autor

    de la magnfica edicin de las Enadas publicada por la editorial Gredos), defenda este

    carcter di