Shakespeare y los liderazgos fallidos

download Shakespeare y los liderazgos fallidos

of 12

Embed Size (px)

description

Shakespeare brinda poderosas lecciones aplicables al mundo contemporáneo acerca de la relación entre autoridad y poder. Lo hace a través de tres casos de liderazgo fallido: Ricardo II, el Rey Lear y Marco Antonio.

Transcript of Shakespeare y los liderazgos fallidos

  • 1. 1 Shakespeare y los liderazgos fallidos Tres ejemplos que nos muestran claramente que la autoridad no es suficiente para liderar: Ricardo II, Marco Antonio y el Rey Lear Introduccin Muchos lectores y espectadores de la obra de Shakespeare sufren la misma desilusin. Observan a algunos protagonistas de sus obras, reyes muchos de ellos, y asumen que son buenos lderes y que han nacido para desempear ese rol. El desencanto obedece a que, en muchos casos, esos lderes fracasan de manera estruendosa. Son personajes que creen que el hecho de tener autoridad, significa que tienen la capacidad y el poder para ser lderes. Shakespeare le dedic una obra a cada uno de los tres lderes que vamos a analizar en el presente artculo: Ricardo II, Marco Antonio y el Rey Lear. Las tres obras comienzan mostrando que los protagonistas disponen de mucho poder y, si bien las narrativas son muy diferentes, las conclusiones en los tres casos son similares. Los protagonistas no solo mueren, sino que son humillados de diversas maneras. Son tres relatos que muestran un proceso de declinacin y a la luz de ello es que deben ser apreciadas sus enseanzas. Los tres personajes dependen solo de la autoridad para cimentar su liderazgo: Ricardo II tiene el ttulo de Rey y como ese ttulo se lo otorg Dios, los dems lo tienen que obedecer; Lear, al cabo de un largo y aparentemente exitoso reinado cree que el hecho de tener sangre real le da poder ilimitado y Marco Antonio est convencido que el poder que le otorg Roma pas a radicar en su propia persona. Sus fracasos y humillaciones son el resultado de creer que tener autoridad es suficiente para hacer que las cosas sucedan. Ricardo II Ricardo II es la primera de las ocho obras que Shakespeare escribi sobre la historia britnica en la poca de la Guerra de las Rosas. Ricardo es el clsico lder narcisista, siempre hablando de s mismo y siempre vindose a s mismo como una estrella. A lo largo de la obra, Ricardo pasa de tener poder casi absoluto a ser despojado casi totalmente del mismo. Apost todo su poder impulsado por la creencia que tener el ttulo de rey era suficiente. Pierde la apuesta cuando su creencia se estrella contra la realidad del mundo materialista moderno.
  • 2. 2 En la obra, Shakespeare hace una profunda diseccin de la relacin entre la persona y su puesto. Durante buena parte de la obra, Ricardo est acosado por su primo Bolingbroke (el futuro Enrique IV), un personaje con una visin ms moderna acerca de cmo ejercer la autoridad en el reino. En la mitad de la trama, Ricardo es atacado por el poderoso ejrcito de Enrique y en ese momento, explica claramente de dnde proviene su poderi : No basta el mar para lavar el blsamo con el que ungieron a un Rey, ni alcanza el soplo de los mortales para deponer al elegido del Seor. Ricardo, como hijo mayor de su padre, es el elegido de Dios para ser Rey. Eso le brinda un inmenso poder en una sociedad religiosa, ya que cuestionarlo a l implica cuestionar directamente a Dios. Seguramente en la actualidad muy pocas personas creen que los reyes obtienen su autoridad directamente de Dios, pero, sin embargo, mucha gente cree que su derecho a actuar proviene del que est arriba suyo en la jerarqua. Algo as como afirmar que un gerente no puede ser cuestionado porque lo nombr la cpula de la organizacin. Ricardo cree que no puede ser depuesto por ningn hombre de este mundo, pero en la realidad que Shakespeare construy alrededor suyo est a punto de enfrentarse con un ejrcito que supera largamente al suyo. Ricardo dice al respectoii : Por cada hombre a quien dio Bolingbroke un acero contra esta corona, tiene Dios reservado para su Ricardo un ngel de gloria; y si lucha el cielo, crees que los hombres lograrn vencerlo? Ricardo necesita un mejor ejrcito, pero cree que, como es el elegido, Dios va a enviar a sus ngeles para que combatan a sus enemigos. Esto es parte de su nocin del poder: en una batalla entre hombres y ngeles, seguro ganarn estos ltimos. Este argumento le da fuerzas a Ricardo. A medida que la batalla se desarrolla, Ricardo tiene que enfrentar el hecho que los ngeles finalmente no han acudido en su ayuda y que su ejrcito est siendo derrotado, pero as todo vuelve a invocar la magia de su autoridadiii : Lo olvid. No soy acaso el Rey? Despierta, Majestad! O duermes? No es acaso el nombre del Rey equivalente a veinte mil hombres? Armate! Un ruin vasallo tu nombre ataca. No bajes la frente. En el favor de un Rey, no se sienten altos? Altos estn sus pensamientos Si no hay ngeles ni ms soldados que los del enemigo, solo queda el nombre del Rey que vale por veinte mil hombres.
  • 3. 3 Este es un punto crucial teniendo en cuenta que Ricardo asume que los habitantes de su reino lo seguirn solo porque es su Rey. El nombre del Rey, el ttulo del que proviene su poder, har que la gente se sienta elevada. Esta perspectiva de Ricardo no es consecuencia de ninguna locura, sino simplemente de la creencia profunda que la gente lo seguir solamente porque Dios le otorg el ttulo de Rey. La batalla avanza y la realidad empecinada le muestra brutalmente a Ricardo que los ngeles faltaron a la cita y que poco puede hacer su nombre. En pocos minutos, la ficcin de extrema fortaleza que Ricardo cre, se hace aicos.iv Ya no importa, nadie hable de consuelo: s de tumbas, gusanos, epitafios; Nuestras tierras, nuestras vidas, todo es de Bolingbroke. Y solo puedo llamar ma a mi muerte. Y este menguado molde, estril fango, que sirve de cubierta a nuestros huesos. Por Dios, sentados en tierra contemos tristes historias de muertes de reyes. La realidad destruy su visin idealizada del poder. Shakespeare muestra a Ricardo como alguien que repentinamente se da cuenta de las limitaciones de sus creencias. Es un ejemplo clsico de alguien que perdi contacto con el mundo real. La falta de relacin con sus seguidores lo apart de la realidad. Su autoridad colaps totalmente y solo le queda sentarse a contar cuentos de reyes muertos. Dej de ser diferente de cualquier otra persona. Ricardo pas de ser un rey imbatible a alguien pattico que solo posee un pedazo de tierra en el que cavar su tumba. De ser una Majestad ungida por Dios a estar sentado en el suelo. No se trata de una batalla entre ejrcitos sino del choque entre dos visiones distintas del mundo. Shakespeare nos muestra los lmites de la visin idealizada de Ricardo cuando la confronta cara a cara con el poder material de su enemigo. Ricardo ejemplifica una visin mecanicista del poder, que surge de una fuente exclusiva: el ttulo o la posicin. Esa visin le genera expectativas acerca de la manera con que el resto de la organizacin se va a relacionar con l, ya que una concepcin semejante de la autoridad demanda obediencia total. Sin embargo, ese poder que aparenta ser tan fuerte, es en realidad muy frgil, ya que se pierde la posicin y no queda nada. A travs de esta fragilidad, el Ricardo II de Shakespeare demuestra que, en el mundo moderno (incluso en el siglo XVI), este tipo de autoridad no funciona. Por otra parte, en el mundo real del poder material, aparecen otras formas
  • 4. 4 de poder que van ms all de la naturaleza de los ttulos que posean las personas. Ricardo no pierde la batalla por no tener la autoridad suficiente, sino porque no tiene el suficiente capital fctico, expresado en este caso en nmero de soldados. Al final de la obra, Ricardo es depuesto y asesinado. Si bien muere con muy poca dignidad, su situacin es preferible a la absurda hipocresa con la que Bolingbroke cierra la obrav : Creed, Seores, mucho pesa a mi alma si ha de crecer con sangre as regada. Venid, llorad conmigo y, por mi duelo, vestos todos al punto de negro. Viajar peregrino a Tierra Santa, para lavar de mi mano tanta culpa. Marchad solemnes y rodead con luto de este atad el prematuro fruto. El usurpador Bolingbroke, coronado como Enrique IV y fundador de la dinasta Lancaster, nunca pudo disfrutar de un momento de paz a lo largo de su reinado. Marco Antonio Marco Antonio es uno de los personajes mayores en la obra de Shakespeare, ya que aparece en ms de una obra. En Julio Csar, pronuncia la oracin en el funeral que vuelve a la multitud en contra de los asesinos del Csar y es uno de los dos personajes principales de Antonio y Cleopatra, obra que puede considerarse como una continuacin de la anterior. Marco Antonio comienza como uno de los tres lderes del mundo y termina derrotado y sumido en el desastre. A lo largo de esta trayectoria, Shakespeare nos ensea lecciones importantes. Antonio y Cleopatra no es solamente una obra acerca del poder. Tambin es una poderosa historia de amor y sexo entre dos personas que gobiernan buena parte del mundo conocido. Uno es un general romano, y la otra una emperatriz que previamente haba tenido un romance con otro militar romano an ms poderoso: Julio Csar. Harold Bloom opina al respectovi : No puede asegurarse que hayan estado enamorados. Lo que podemos afirmar es que no se aburran juntos, y, claramente, a ambos les resultaban aburridos, sexualmente o de otras maneras, las personas que los rodeaban en sus respectivos entornos. La fascinacin mutua puede no ser amor, pero ciertamente es un estado romntico. En el momento histrico en el que se desarrolla la obra, Roma est tratando de consolidar su poder a travs de las batallas que libran los miembros del triunvirato: Marco Antonio, Octavio y Lpido. Ms tarde, lucharn entre ellos para determinar quin se queda con el poder absoluto. Cleopatra, como emperatriz de Egipto, una provincia sometida a Roma, tena el