VENEZUELA EDICION 166

Click here to load reader

  • date post

    12-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    0

Embed Size (px)

description

venezuela edicion 166

Transcript of VENEZUELA EDICION 166

  • Miami, Enero 25 al 31 de 2013

    Bs.F 5,00CirCulaCin semanal en todo el territorio naCional

    enero 25 al 31 de 2013 ao 2 nro. 04 edicin 166 24 Pginas rif.: J- 31370093-2

    Fundado 1992

    deposito legal PP200901dC1474

    A diferencia del sainete representado en Caracas con ocasin de la obligato-ria juramentacin del presidente electo, que ha conducido a que las autoridades actuales estn signadas por la ilegalidad y la ilegitimidad, en Washington, la sede del Imperio, se cumpli una tradicin que ya se remonta a 228 aos, en los cua-les se han juramentado para iniciar sus mandatos 57 presidentes, sin que ningu-na circunstancia, sobrevenida o no, haya impedido el cumplimiento de un deber fundamental de la democracia, que es el sometimiento de los funcionarios electos al imperio de la ley. Obama no cumpli un simple acto protocolar, sino reafirm, a pesar de ser reelecto, su inquebranta-ble compromiso de defender y respetar los principios de la Constitucin de los Estados Unidos, que, con sus nicos 8 artculos y 24 enmiendas, se mantiene vigente desde su aprobacin en 1781. Los que se burlan de los requerimientos legales e inventan trampas para eludir su obligacin, estn condenados, la historia as nos lo dice, a llegar al relleno sani-tario donde se acumulan las basuras de nuestra civilizacin. Obama reafirm su defensa de la igualdad de todos los ciu-dadanos y abog por la ciudadana para los ms de once millones de inmigrantes indocumentados, ante una multitud cal-culada en un milln de personas.

    Juramento

  • Miami, Enero 25 al 31 de 2013

    Con la pajaen el hombro

    Por qu Eveling? Parte IEditorial

    El poltico se convierte en es-tadista cuando comienza a pen-sar en las prximas generaciones y no en las prximas eleccio-nes: Sir Winston Churchill.

    En Un Nuevo Tiempo, coincidimos con el pensamiento de Winston Churchill, Primer Ministro britnico y hroe de la segunda gue-rra mundial, a la hora de pensar en el futuro de nuestra ciudad, y vemos el proceso electo-ral que se avecina en funcin de las prximas generaciones de ciudadanos maracaiberos que maana nos estarn juzgando por cuanto hici-mos y por lo que dejamos de hacer.Eveling Trejo de Rosales, Abogada de la re-

    pblica, y actual Alcaldesa de Maracaibo es la candidata a la reeleccin en la Alcalda de Maracaibo por decisin librrima de todas las organizaciones polticas y sociales agrupadas en la mesa de la Unidad Democrtica, en el momento cuando fueron escogidas todas las candidaturas de la oposicin democrtica ve-nezolana para los comicios municipales de este ao, unas por elecciones primarias, y otras por consenso, de acuerdo al Reglamento aprobado por unanimidad y suscrito adems por todas las organizaciones de nuestro estado Zulia, resul-tando definidas la plataformas de candidaturas Presidencial, Gobernadores y Alcaldes de todo el pas y que en nuestro caso, tuvo especial inci-dencia la votacin obtenida por la organizacin que auspicia dicha candidatura consensuada, circunstancia que se mantiene en Maracaibo, desde la administracin de la candidata Evelin Trejo de Rosales, en las distintas elecciones celebradas hasta el momento, ubicados sus re-sultados en los porcentajes favorables ms altos no solo del estado sino del pas entero.As vemos como Evelin cuando participo en

    las primarias por su propia voluntad y la de las organizaciones la acompaan, a pesar de que contaba con creces con los requisitos estable-cidos en el reglamento para ser la candidata de consenso, y en efecto triunfo con ms del (70%) de los electores, demostrando que se tra-t de un esfuerzo innecesario ocasionado solo por intereses personales.Luego, el 5 de Diciembre del 2.010, la Alcal-

    desa triunfa con 289.228, votos, es decir, con

    el ( 58,64%) sobre la aspiracin de Gian Carlo Di Martino, quien solo obtuvo 203.790 votos, es decir un (41,31%) de apoyo del pueblo ma-rabino.Posteriormente, en las primarias presidencia-

    les, el 12 de febrero de 2012, Maracaibo lide-rado por su Alcaldesa, responde con 156.851 votos, es decir el ( 72,01%) en apoyo a Pablo Prez aspirante de UNT y otras organizaciones contra Henrique Capriles, miembro de Primero Justicia quien solo obtuvo 60.951 votos, es de-cir el (27,98%).El da 7 Octubre Maracaibo responde nueva-

    mente con su respaldo a sus lderes y a la oposi-cin, cuando una vez ms supera los promedios nacionales y regionales y acompaa a Henri-que Capriles con 390.527 votos, es decir, con el (53,83%), y Chvez obtiene 332.313, votos, es decir, solo el (45,81%), muy por debajo de todo el Zulia, en donde el Presidente gano en 19 Mu-nicipios con el 53,34% y en el resto del pas.Ms recientemente, en las elecciones a gober-

    nador, el 16 de Diciembre 2.012, nuestro can-didato Pablo Prez y las organizaciones polti-cas que lo acompaan, obtiene la mayora en 4 municipios de estado, y en Maracaibo obtiene la mayor cantidad de respaldo, entre ellos, con 305.782 votos, es decir, (53.41%) contra el can-didato ganador Aria Crdenas que solo obtiene 266.125, para un (46.48%), reiterando una vez ms, la fortaleza que las mujeres y hombres de esta regin de la ciudad, le brindan a UNT y sus dirigentes al obtener en el Zulia 68,80% de apoyo y en Maracaibo, un contundente re-conocimiento del 74,99%, al partido, el de las casitas, el que fundo Manuel Rosales, a sus di-rigentes nacionales, regionales y municipales, lderes sociales, comunitarios, coordinadores, movilizadores, a toda su estructura.Es por ello que UNT, ratific a la Alcaldesa

    Trejo de Rosales como la autntica candidata a la Alcalda de Maracaibo. Y reitera su respaldo al resto de los candidatos en los distintos mu-nicipios de la regin que fueron seleccionados con los mismos mtodos que acord la MUD, en respeto a la Unidad y a los acuerdos suscri-tos por todos y cada uno de quienes creemos en el supremo inters de la ciudad, el estado y el pas.

    Hace muchos aos, entre los nios y jvenes de Venezuela se practica-ba la costumbre de retar a los coet-neos ponindose una ramita o trozo de paja en el hombro, e increpar a los dems, con la frase sacramental de A que no me la tumbas. Esta era la seal para presenciar, en cr-culo de partidarios, una reedicin de las justas que consagraban a los ca-balleros en la lejana poca medieval, o los duelos de pistoleros que vea-mos semanalmente en los cines de aquella entraable Caracas.Este ao nuevo nos ha trado, para

    nuestra desgracia, un gobierno que tiene profundas dudas acerca de su legitimidad y, adems, manifiesta claros sntomas de disfuncionalidad y de divisiones internas. As como el dueo de la franquicia que ahora de-sean explotar, durante catorce largos aos, se ha impuesto achacando a sus opositores cualquier cantidad de despropsitos y acusando a fantas-mas inasibles de sus propios fraca-sos, los herederos aparentes quieren seguir la costumbre de consolidarse a costa de acusaciones contra sus adversarios.Como antiguos bravucones de ba-

    rrio, los prohombres de la Robo-lucin se han puesto la pajita en el hombro y salen a la calle a retar a cualquiera a que se las tumbe. Aun-que la Oposicin ha manifestado, de manera muy clara, que tiene funda-das dudas acerca de la legitimidad de un gobierno que se ha formado a contrapelo de la Constitucin, no ha realizado acciones concretas que justifiquen los tics nerviosos de los que han asumido la ficcin de ser gobierno, sin serlo, ni tener capaci-dad para demostrarlo.Los psicoanalistas y muchos de los

    terapeutas de la conducta nos han di-cho que los guapos ocultan, con una conducta agresiva, sus carencias de carcter y sus debilidades ms pro-fundas. Un viejo axioma nos dice

    que los rboles grandes no dejan que bajo su sombra crezca ningn otro rbol que pueda disputarle sus vas de alimentacin. Aunque tengamos opiniones muy

    diversas acerca de la calidad del li-derazgo del comandante-presidente, no nos queda ninguna duda de que sus supuestos herederos no poseen cualidades para el ejercicio de las delicadas funciones del gobierno y no han tardado casi nada para de-mostrar que tenemos razn.En medio de una tragicomedia dig-

    na de telenovelas baratas, el pas, que ya estaba en situacin de debili-dad profunda, ha acelerado su cada en un precipicio an ms profundo que el que sospechbamos posible. En la realidad, no hay gobierno, ni funciona adecuadamente ninguno de los poderes del Estado. Los venezolanos estamos viendo,

    en `pleno siglo XXI, una pelcu-la muda de aquellas que elaboraba Mack Sennet y se caracterizaban por una polica inepta, incapaz hasta de poner en marcha el carro de patrulla y que demostraban, casi cada segun-do, su torpeza y su inadaptacin a las funciones que deban desempe-ar. Lamentablemente, lo que pro-vocaba risas en aquella lejana poca, ahora, cuando somos los ciudadanos del pas los que sufrimos la acefala y nos duele que no se resuelvan los mltiples problemas, no tenemos ningn recurso legal para cambiar la situacin, porque todos los poderes se mantienen impotentes, ms ocu-pados de oraciones, velas y rosarios, que del bienestar colectivo.Nuestra obligacin es decirle al su-

    puesto heredero, que no confiamos en su pulso y que exigimos, como ciudadanos, ser convocados para decidir, cmo se hace en una demo-cracia, quin va a asumir la difcil tarea de salvar al pas en su cada y lograr regresarlo al lugar al que tiene derecho.

    Alfredo Osorio [email protected]

    Director: Horacio Medina Gerente General: Sylvia Bello Gerente de Marketing: Javier Hernndez [email protected]

    Jefe de Redaccin: Ildefonso C. Prieto U. Gerente de Comercializacin: Yudith Garca M Coordinador: Lus Gil Jefe de Informacin: Jos Hernndez Coordinadora estado Zulia: Peggy Inciarte (0414) 632-5210

    Deportes: Fernando Conde Diagramacin: Pocho Prieto Fotgrafos: Biaggio Correale

    Direccin Miami: 8390 NW 53rd St. Suite 318. Miami, Fl 33166 (305) 717-3206 (305) 717-3