Mead Espiritu Self -Y-Sociedad

download
  • date post

    18-Oct-2015
  • Category

    Documents
  • view

    16
  • download

    0

Embed Size (px)

transcript

<ul><li><p>PRESENTACIN DE LA EDICIN CASTELLANA </p><p>Entre los falsos problemas que caracterizaban a la sociologa del pasado siglo, Gurvitch nstala la clsica disputa sobre las nociones de individuo y sociedad y el problema correlativo de los vnculos entre psicologa y sociologa y sus respectivos objetivos1.Fuente de las interminables controversias y de la honda diferenciacin en "escuelas", que tan tpicamente distinguan el pensamiento sociolgico de la poca, este problema -al menos en cuanto a la sociologa, la psicologa y las dems ciencias empricas del hombre puede considerarse felizmente superado. Y en la historia de esa superacin, G. H. Mead y la obra que presentamos a los lectores de habla castellana ocupan un lugar de singular importancia. Probablemente no exista sntoma ms fidedigno del estado de madurez de una ciencia, que el hecho de que diferentes y a veces muy alejadas y hasta opuestas corrientes de pensamiento converjan, por distintos caminos, en un mismo punto de confluencia, en una misma solucin de ciertos problemas fundamentales. </p><p>Uno de los ejemplos ms notables en este sentido lo hallamos en el desarrollo que llev a la formulacin de una teora unitaria de la accin social. T. Parsons pudo demostrar2 que en ese desarrollo han contribuido, en un proceso de carcter acumulativo, los aportes de pensadores tan alejados entre s como Pareto, Durkheim, Max Weber y Marshall. Y a nadie escapar la importancia del hecho de que, recientemente, pudiera alcanzarse una ms completa expresin de esa teora, no ya por obra de un estudioso aislado, sino en virtud del trabajo de un equipo de socilogos, psiclogos y antroplogos, precisamente partiendo de los resultados de aquel desarrollo anterior 3. </p><p>1 G. GURVITCH: La vocation actuelle de la sociologie. Pars, Presses Universitaires de France, 1950, pg. 25. </p><p>2 T. PARSONS: The Structure of the Social Action. New York, Mac Graw Hill. 1937. </p><p>3 T. PARSONS y E. A. SHILS (Ed.): Toward a general theory of action. Cambridge, Harvard University Press, 1952. </p><p>Un proceso semejante es el que se ha producido con el problema relativo a las nociones de individuo y sociedad y a la correspondiente posicin de la sociologa y la psicologa. La vieja disputa entre nominalismo y realismo, organicismo, universalismo, interaccionismo, para citar tan slo algunos de los ismos" ms en boga hasta algunas dcadas (y que, por otra parte, encontramos todava florecientes en la tradicin acadmica de no pocos pases), ha dado lugar a un acuerdo que, si bien no siempre logr una formulacin explcita, no por ello es menos real. Este acuerdo no se alcanz fcilmente, y es indudable que un estudio detallado del largo proceso que lo origin y de los muy diversos aportes que contribuyeron a alcanzarlo, sera no menos revelador que el citado anlisis de T. Parsons sobre la teora de la accin social. Mas ser preciso limitarnos aqu a indicar el significado de la obra de Mead en este punto. </p></li><li><p>Uno de los rasgos ms tpicos que present la controversia relativa a las nociones de individuo y sociedad acaso fue el carcter de exterioridad, impenetrabilidad y exclusin recproca que implcita o explcitamente asuman esos dos conceptos en el pensamiento de todas las corrientes, inclusive en el de las ms opuestas entre s. Tanto los nominalistas, que sostenan la inexistencia de la sociedad como entidad real y el predominio y la prioridad lgica y psicolgica del individuo sobre el grupo, como sus oponentes, los realistas, que afirmaban la realidad sustancial y trascendente de la sociedad respecto de sus miembros individuales, fundbanse sobre la radical antinomia entre ambos trminos -individuo y sociedad-; antinomia insuperable al tratar esos conceptos de manera abstracta, como entidades absolutamente separadas, cerradas e impenetrables. </p><p>Es verdad que, inclusive en los dos autores que a comienzos del siglo simbolizaron los dos opuestos polos de la controversia -Tarde y Durkheim-, es dable encontrar indicios y hasta aseveraciones que coinciden con el ulterior desarrollo de la cuestin -segn lo demuestra Blondel en su pequeo libro4.Sin embargo, el sentido general de sus respectivas posiciones parece estar ms adecuadamente representado por esa concepcin de la inexpugnable oposicin entre individuo y sociedad, oposicin que originaba a su vez los opuestos errores del psicologismo y el sociologismo: la elevacin, por parte del primero, de los individuos y sus motivaciones psquicas a la jerarqua de categora causal nica en el proceso histrico; y el absoluto rechazo, por parte del segundo, de toda explicacin de tal naturaleza, y la, consiguiente afirmacin de la prioridad o unicidad de "fuerzas" o "factores" impersonales, sean de orden sociolgico, econmico, geogrfico, etc. Esta controversia afectaba adems, muy profundamente, las posiciones correspondientes de la sociologa y la psicologa dentro del conjunto de las ciencias del hombre. Durkheim y su escuela, por ejemplo; negaron durante mucho tiempo la posibilidad y legitimidad de la psicologa social, y los nominalistas reducan la sociologa a una psicologa de lo intermental. </p><p>4 CH. BLONDEL: Psicologa Colectiva. Mxico. Editorial Amrica; 1945. </p><p>De tal oposicin radical se ha pasado no ya a una solucin conciliatoria o eclctica, sino a una verdadera superacin de la antinomia, a una nueva formulacin que permite explicar satisfactoriamente los diferentes aspectos de la realidad, que en los contrarios esquemas anteriores slo lograban un encuadre parcial. </p><p>En el proceso de paulatino acercamiento y final acuerdo, hallamos diversas lneas de desarrollo, que se originaron a partir de las diferentes tradiciones. Como ya se ha sealado, en el mismo Durkheim cabe encontrar -si bien de manera aislada y, por supuesto, en desacuerdo con el principal acento de su doctrina- asertos que concuerdan plenamente con la postura actual frente al problema. Por ejemplo, a propsito de la trascendencia de la conciencia colectiva afirma que "al mismo tiempo que la sociedad es trascendente con respecto nosotros, nos es inmanente, y la experimentamos como tal. Al mismo tiempo que nos desborda, nos es interior, puesto que ella no puede vivir sino en nosotros y por nosotros. O, ms bien, ella es nosotros mismos en cierto </p></li><li><p>sentido, y nuestra mejor parte adems" 5. Esta nocin de la interioridad de la sociedad en las conciencias individuales, y de su parcial trascendencia (en tanto objetivacin cultural) es, puede decirse, patrimonio comn de la sociologa del presente. </p><p>5 E. DURKHEIM: Sociologie et Philosophie. Pars, Presses Universitaires de France. 1951, pg. 78. </p><p>Las sucesivas contribuciones de la corriente de Durkheim -de Lvy-Bruhl, Bougl, Mauss, Halbwachs, etc.- han ido desarrollando sobre todo este aspecto de -las doctrinas del maestro, con lo cual fue reducindose su divergencia frente a las posiciones nominalistas. Claro est que la especificidad de lo social y el rechazo de toda posible deduccin de las propiedades del grupo social a partir de supuestos individuos aislados, no han sido ni remotamente cuestionados por los representantes de la escuela francesa; pero, por otra parte, estos mismos principios integran tambin la teora hoy comnmente aceptada. Gurvitch, a quien; en cierto sentido, cabe considerar vinculado tanto con la tradicin durkheimiana como con las corrientes fenomenolgicas, ha suministrado con su sociologa pluralista "en profundidad", y con la doctrina de la "reciprocidad de perspectiva", una de las formulaciones ms interesantes de la posicin actual. Segn sta, la realidad social es pluridimensional; en ella se puede distinguir diferentes niveles, desde los ms superficiales como los aspectos morfolgicos y ecolgicos de la sociedad, los objetos, los individuos y los comportamientos exteriores y visibles (lo que los antroplogos acostumbran denominar la "cultura manifiesta"), las objetivaciones socioculturales como las superestructuras organizadas y las pautas culturales (la "cultura no manifiesta"), hasta los niveles ms profundos y espontneos que corresponden a lo que Durkheim llamaba "las corrientes libres del psiquismo colectivo". Los niveles superiores que corresponden a las objetivaciones manifiestas o no, en cierto sentido pueden considerarse como trascendentes con respecto al individuo, mas esto slo desde un enfoque parcial, pues ellos tambin slo pueden darse en virtud de conciencias concretas e individuales. De consiguiente, en este otro sentido "sociedad total e individuo total coinciden", afirma Gurvitch, citando una frase de Mauss. Debe rechazarse toda teora que conciba como cerradas y recprocamente excluyentes las conciencias individuales y las conciencias colectivas. Hay entre ellas una "reciprocidad de perspectivas", por la cual "lo que comnmente se designa conciencia individual es la direccin que la corriente de la vida psquica .asume hacia el yo, y lo que se llama conciencia colectiva, la direccin que esa misma corriente toma hacia el nosotros. El yo y el nosotros permanecen siempre en reciprocidad de perspectivas, puesto que s se puede distinguir diferentes grados de profundidad del yo, lo mismo es dable hacer con el nosotros" 6. "La tensin entre los tres polos del yo, del otro y del nosotros, debe considerarse cada vez ms como uno de los aspectos fundamentales de toda conciencia... Estos tres polos se hallan indisolublemente ligados y estn siempre presentes cuando se trata de la vida psquica. Separarlos equivale a destruir la conciencia misma. . . " Por supuesto que esta reciprocidad de perspectivas no vale sino para "las infraestructuras espontneas de la vida social", debiendo excluirse de ellas, segn se advirti, las objetivaciones socioculturales 7. </p></li><li><p>6 G. GURVITCH: Op. cit., pg. 91. 7 Loc. cit.: pg. 30, 31. </p><p>Si bien con diferencias de terminologa y de detalles, estas ideas de Gurvitch coinciden en lo esencial con la posicin que Mead fundamenta en este libio. Y debe advertirse que se trata de un desarrollo independiente, dada la virtual ignorancia mutua en que se hallaban el pensamiento sociolgico europeo y el norteamericano hasta fines de la segunda guerra mundial. Mead es anterior a Gurvitch cronolgicamente; no obstante slo en la postguerra ha sido descubierto" por los europeos (sobre todo merced a la obra del mismo Gurvitch) 8. </p><p>De paso cabe recordar que la "reciprocidad de perspectivas" y la "interioridad de lo social" en la formulacin de Gurvitch, todava se hallan prximas a la terminologa y la problemtica fenomenolgica que se desarrolla a partir del mismo Husserl hasta Scheler, Lipps, Vierkandt, Geiger y otros. Fu Lipps -recordmoslo- quien habl de "reciprocidad de perspectivas", y quien afirm que "no hay razn de repartir el estudio de la vivencia entre la psicologa y la sociologa, puesto que no se trata de una dualidad de objetos de estudio, sino de puntos de vista, de mtodos a los cuales puede someterse el significado de cada "vivencia" 9. Mas, a pesar de la distinta problemtica y- de su diferente formulacin en los trminos de inmediatez e intuicionismo irracional que caracteriza esa tradicin filosfica, la superacin de los conceptos de individuo y sociedad como entidades cerradas y mutuamente excluyentes resulta anloga, en ltima instancia, a las conclusiones alcanzadas, de un lado, por la corriente positivista de la escuela francesa, y de otro por la tradicin empirista, naturalista, pragmatista y conductista que desemboca en G. H. Mead. </p><p>8 Gurvitch se refiere extensamente a Mead en la obra citada anteriormente (pgs. 65 y siguientes, 34, 92 y passim). Artculos sobre Mead han publicado en Francia P. Kahn: "Le symbole dans la psychologie sociale de G. H. Mead, en Cahiers Internationaux de Sociologie, III (1949); 131-149; en L'Anne Sociologique (III serie, 1940-48, I), G. Davy comenta Espritu, Persona y Sociedad (pg. 187 y sigtes.). En su Manuel de Sociologie (Pars. Presses Universitaires de France, 1951), A. Cuvillier dedica varias pginas a la exposicin de la doctrina de Mead (132-137). Otras extensas referencias se encuentran en el artculo de R. Williams "La psychologie sociale aux tats Unis". en Cahiers Internationaux de Sociologie, III (1947) : 68-88. Adems pueden hallarse numerosas referencias a nuestro autor en la literatura sociolgica francesa reciente. Vale la pena hacer notar este inters actual hacia una obra cuya primera edicin se remonta a 1932: pese a las crticas y reservas formuladas por algunos comentaristas, trtase de un verdadero "descubrimiento". </p><p>9 M. SCHELER: Esencia y formas de la simpata. Buenos Aires, Losada, 1942, pgs. 301 y sigtes. TH. LITT: Individuum und Gemeinschaft. Leipzig, 1919. </p><p>Aqu el punto de partida fu justamente el inverso al de la corriente durkheimiana: en efecto, una caracterstica general de esa tradicin fu su </p></li><li><p>individualismo, su nominalismo, y el ngulo principal mente psicolgico desde el que enfoc las ciencias sociales. Y no en vano fu la de Tarde una de las ms hondas influencias en los comienzos de la sociologa norteamericana. Pero la continuada evolucin del pensamiento de ese pas, las mltiples influencias filosficas y cientficas que intervinieron en su formacin, lograron introducir cada vez ms hondamente aquellas dimensiones histricas y sociolgicas; es decir, aquellas exigencias de concretez que las inclinaciones abstractas del psicologismo inicial haban descuidado. En este largo y rico proceso -demasiado denso para ser siquiera bosquejado aqu- la Escuela de Chicago, de los interaccionistas simblicos" *como la llam Blumer, ocupa un lugar central, pues precisamente a ella se debe el planteo de las hiptesis fundamentales sobre las cuales fu desarrollndose la vasta labor inductiva tan caracterstica de la sociologa norteamericana. El eje de la contribucin de esa escuela lo constituye el punto de vista gentico en la formacin de la personalidad. Desde aqu, a travs de los aportes de W. James, J. Baldwin y Ch. H. Colley, se arriba a G. H. Mead, cuya enseanza lleg as a constituir la teora bsica de la psicologa social, punto de iniciacin y fundamento a la vez de los actuales estudios teorticos y empricos en este campo10. </p><p>Cualquiera sea la importancia de las otras contribuciones de Mead -en particular su teora del smbolo-, desde el punto de vista que nos ocupa su aporte esencial puede concretarse en estos tres puntos: a) historicidad del "individuo" como autoconciencia, es decir anterioridad histrica de la sociedad sobre la persona individual; b) formulacin de una hiptesis naturalista acerca del desarrollo del individuo autoconsciente a partir de la matriz de las relaciones sociales; c) funcin esencial que en la formacin del yo se asigna a la "adopcin de papeles" y a la internalizacin de lo sociocultural. A travs de estos tres puntos, la superacin de la antinomia entre individuo y sociedad se articula en una serie de formulaciones teorticas susceptibles de dar lugar a una vasta gama de desarrollos para la investigacin de la realidad social; y es-justamente en esta posibilidad de ulterior expansin donde reside la validez y el valor cientfico de una teora. </p><p>10 La bibliografa sobre G...</p></li></ul>