Gramática Náhuatl

download Gramática Náhuatl

of 67

  • date post

    15-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    3.084
  • download

    12

Embed Size (px)

description

La segunda edición del manual de gramática Náhuat del Profesor Melquiades Ruvalcaba, nos ofrece la oportunidad de conocer la lengua de Tuxpan, Jalisco en inicios del siglo XX

Transcript of Gramática Náhuatl

MANUAL DE

GRAMTICA NHUATL________________

POR EL PROFESOR

J. MELQUIADES RUVALCABA.________________

SEGUNDA EDICIN

___________GUADALAJARA, JAL., 1969.

1

Manual de

GRAMATICA NAHUATLPOR EL PROFESOR

J. MELQUIADES RUVALCABA.

SEGUNDA EDICIN.

GUADALAJARA, JAL., 1968

ADVERTENCIAS2

Coloca en tus manos este patritico folleto y conocers el dialecto de Jalisco: Tuxpan ha sabido conservarlo. Fiel en sus tradiciones y culturas de sus progenitores y sin contacto con otras tribus indgenas, ha conservado su dialecto puro, que segn decir de los conocedores capitalinos, es el que ms se aproxima al que se hablo en el siglo XVI de la conquista. Toma las reglas de la sintaxis en todas las partes de la oracin, aplica y forma tus frases con esos vocabularios amplios de sustantivos, adjetivos, verbos, con todos los tiempos de su conjugacin. Versado en estudios de otros idiomas, en este caminars fcil.

DEDICATORIA

A los moradores de nuestra extensa Patria, que simpaticen con la lengua de Netzahualcoyotl y Cuauhtmoc, les dedico este folleto. Cada palabra que recojan y depositen en su memoria, ser para m un triunfo. Revivirn las pocas primitivas; pues con esta lengua, se ordeno formar los cimientos de la Patria; lo mismo llenara una necesidad, ya que el tiempo esfum las obras didcticas de tan hermoso dialecto. Tuxpan, Jal., Mayo 26 de 1968.

J. Melquiades Ruvalcaba.

3

PrlogoEL SEOR DON J. MELQUIADES RUVALCABA. Con frecuencia he visitado en los ltimos aos la Ciudad de Tuxpan, de Jalisco, por haberse establecido ah mi hijo Jos G. Zuno Arce. Una de las satisfacciones mayores que esos viajes me han dado, ha sido la del conocimiento y amistad con el seor don J. Melquiades Ruvalcaba, Cura del lugar y hombre muy culto, que por sus cualidades me ha recordado mucho a aquel otro gran amigo, el presbtero D. Jos Mara Arriola. Como ste, el Sr. Ruvalcaba se ha entregado con grande inters a la arqueologa y al estudio del idioma Nhuatl, que por haberse conservado en sus formas clsicas en esa regin, le han permitido escribir este libro en el que, ha guisa de prlogo, lleva estos apuntes biogrficos sobre su autor, que me honro en presentar. Sobre las excelencias idiomticas de este libro y su alta cualidad gramatical, el lector juzgar al leerlo. Grandes ventajas presenta su publicacin, para que llegue a verificarse ese generalizado anhelo que advertimos en todas las clases sociales mexicanas, de revivir las culturas indgenas y readaptar las muchas formas culturales que puedan rehacerse; y que fueron tantas y tan buenas en todos lo campos de la civilizacin. En el Museo Regional de Guadalajara hemos ostentado con orgullo en una sala dedicada especialmente a Tuxpan, las colecciones arqueolgicas que por mi conducto y en mi carcter de Director del establecimiento recib de manos del seor Ruvalcaba, quien de una manera generosa y por su propia y libre voluntad, las cedi para que el pblico que concurre al Museo admire cuanto en la regin tuxpaneca l ha reconquistado del entierro, del olvido en que los restos de aquellas culturas se encontraban en las ruinas y en los sepulcros antiguos. Hay tambin en dicha sala cuadros de pintura, obras de arte de la poca colonial y objetos histricos, todo ello de gran vala, reunidos por l. El seor don J. Melquiades Ruvalcaba es nativo de Yahualica, Jal. Naci ah el 10 de Diciembre de 1895, siendo su padres D. Gregorio Ruvalcaba y doa Quirina Lpez de Ruvalcaba. A los veinticinco aos, fu ordenado como sacerdote por el entonces Arzobispo de Guadalajara, don Francisco Orozco y Jimnez, quien le confiri todas las rdenes sagradas.

4

En el ejercicio de su obra religiosa, el seor Ruvalcaba tiene una brillante hoja de servicios. Su primer cargo fu como vicario cooperador de San Gabriel, Jal. Cuatro aos ms tarde fu promovido a Zapotiltic, a la muerte del seor don Juan Daz Castro. Luego pas, en el ao de 1929 a ocupar la parroquia de Tuxpan , Jal., en substitucin del seor cura Ladislao M. Lupercio, uno de los perseguidos por los gerarcas fanticos de la Iglesia Catlica, al igual que los ilustres seores don Jos Ma. Arriola y don Severo Daz, cuyo gran pecado fu el de ser verdaderos cristianos, predicadores de la buenas doctrinas y ajenos a toda tendencia poltica de las fuerzas reaccionarias de la Patria Mexicana. En 1929, acatando rdenes de la Mitra Guadalajarense, qued definitivamente como Cura de la dicha Ciudad de Tuxpan, Jal., despus de que con su ayuda se pudo solucionar el conflicto religioso que en aquellos aos conmovi al pas y que haba dividido la poblacin en bandos irreconciliables, lo cual pudo el seor don Melquiades arreglar con su espritu y sus medidas humanitarias y cristianas. La ceremonia con que se le instal, fu grandiosa como una demostracin de reconocimiento de todos a su labor de pacificacin tras la lucha armada que desat las ms crueles pasiones. Un grande inters ha tenido desde aquellos aos por el estudio y las investigaciones de las costumbres de la raza Nhuatl, que ah se mantiene con la mayora de sus tradiciones culturales y de su historia antigua, aprendiendo para ello la nativa lengua nhuatl, que pronto haba de dominar e, inclusive, ensear como maestro a quienes as lo solicitaban. Tambin acometi la ardua labor de reconstruir los edificios eclesisticos y de mejorarlos, amplindolos cuanto fue necesario. En todos los centros de poblacin jurisdiccionados a su curato, hizo tambin las mejoras materiales indispensables para su ejercicio, terminando adems el Santuario de Platanar y algunos colegios en distintos lugares y sostenidos de lo propio. El Curato de Tuxpan perteneci primeramente al Obispado de Michoacn en los das de la conquista espaola y Fray Vasco de Quiroga, su primer obispo, hiz la designacin del primer prroco en la persona de Fray Fernando de la Pea en 1710. Desde entonces han habido 155 prrocos, pero el que ms tiempo ha servido ese curato, con mayores bienes y con mas ricos frutos, ha sido el seor don Melquiades, quien dur cuarenta aos en su apostlica y civilizadora obra. Pero el nmero de los perseguidos por los gerarcas fanticos aument cuando en el Obispado de Colima, de donde ahora depende el curato, se atendieron mejor a las intrigas de grupos de biatas de la llamada Accin Catlica y de cierto vicario ambicioso impaciente que deseaba llegar a prroco aunque fuera por las malas .... y sin ms ni ms le enviaron sustituto, con la ayuda tambin de dos monjillas cursillistas. Acusaron al seor5

don Melquiades de impotencia y de mala voluntad para ciertas agrupaciones; y ya desde a poco tiempo, se han arrepentido y les ha pesado por el psimo trato que tales sustitutos les han dado, como premio a tantas intrigas. Como prueba de lo que decimos, el 26 de Mayo que fu recibido el actual Obispo de Colima, la multitud manifest su agradecimiento para el venerado pastor, don Melquiades Ruvalcaba, por sus abnegados aos de servicios durante grandes penalidades, como fueron las pocas de los temblores; el apaciguamiento del rencor provocado por la lucha armada de los cristeros y de otros muchos innumerables beneficios de orden colectivo y personal para sus parroquianos. Un rgano periodstico de la localidad, Centro Mdico Asistencial, public en sus pginas algunas notas que voy a transcribir en las partes ms elocuentes, refirindose al seor cura don Melquiades: Con la satisfaccin del deber cumplido; y en pleno ejercicio de su misin apostlica, el seor cura don J. Melquiades Ruvalcaba fu retirado de su cargo como prroco, despus de haber sido gua y pastor de la grey catlica de Tuxpan durante 40 aos .... su retirada, que convulsion a toda la poblacin, tuvo las ms complejas interpretaciones, llegando a relajar en cierto modo la tradicional religiosidad de los tuxpanecos, que en el seor cura tuvieron siempre al abnegado padre que con sencillez supo ganarse el respeto y admiracin de todos ... Es de justicia rendir homenaje a todos los grandes hombre que por su talento, virtudes y obras, destacan en nuestro medio, contribuyendo a la superacin de los pueblos ; por eso el Centro Mdico Asistencial quiere, por medio de stas pginas, reconocer la meritoria labor desempeada por el seor cura Ruvalcaba a travs de su ministerio... Sencillo y amable, como siempre, el seor Cura Ruvalcaba con su investidura de prroco de Tuxpan, estuvo muy cerca de nuestra obra social fundada en los ltimos aos de su gobierno. El 12 de Diciembre de 1966 bendijo la primera piedra del edificio, ante la concurrencia que se dio cita en las Colonias; y el 7 de Agosto del ao pasado, imparti la bendicin al edifico en emotiva ceremonia de inauguracin, habiendo pronunciado elocuente discurso .... Al terminar este boceto biogrfico de un hombre de gran vala, perseguido como tantos otros de su temple y altura, considero muy oportuno hacer una exhortacin fundada en la experiencia :QUE NUESTRA NORMA CONSTITUCIONAL DEL RESPETO AL PENSAMIENTO, SE HAGA EXTENSIVA EN TODOS LOS CIRCULOS SOCIALES PARA BENEFICIO DE NUESTRA CULTURA Y DEL PUEBLO DESAMPARADO; Y QUE EN LUGAR DE PERSEGUIR A LOS LIBRE PENSADORES, SE LES PREMIE6

Y QUE SE FOMENTE SU EJEMPLO ENTRE TODA LA CIUDADANIA PARA QUE SU NUMERO AUMENTE Y SEA ASI ENRIQUECIDA LA HUMANIDAD. Por ser de justicia, debo agregar que esta edicin se realiza gracias a las aportaciones pecuniarias que hicieron la Compaa Industrial de Atenquique, el Ayuntamiento de Tuxpan, Jal., y la Comisin Forestal del Estado de Jalisco sin ms inters que la de contribuir al mejoramiento de la cultura. Guadalajara, Jal., a 3 de Octubre de 1968.

Lic. Jos G. Zuno Hernndez.

Manual de7

GRAMATICA NAHUATLPor el Profesor J. Melquiades Ruvalcaba . ____________ Como un acto de justicia y de admiracin al autor de la presente obra, el maestro J. Guadalupe Zuno H., pone el prlogo que es la biografa del autor, profesor de idiomas y sacerdote catlico que adems de los conocimientos propios de su minis