Herbert Ore - La Leyenda de Los Hermanos Ayar Fundadores Imperio Inca

download Herbert Ore - La Leyenda de Los Hermanos Ayar Fundadores Imperio Inca

of 14

  • date post

    12-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    5.055
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Un enfoque diferente sobre un tema muy antiguo, la fundación del Cuzco capital del imperio incaico

Transcript of Herbert Ore - La Leyenda de Los Hermanos Ayar Fundadores Imperio Inca

LA FUNDACION DEL IMPERIO INCAICO LA LEYENDA DE LOS HERMANOS AYARMAESTRO MASON HERBERT ORE BELSUZARRI. P:.F:.C:.L:.B:.R:.L:.S:. FENIX 137-1 GRAN LOGIA CONSTITUCIONAL DEL PERU.

LA FUNDACION DEL IMPERIO INCAICO LA LEYENDA DE LOS HERMANOS AYARPrimera Edicin Digital 2012. Herbert Or Belsuzarri Un Masn Para el Mundo. 051 1 968844344 051 1 965358733 [email protected] Publicado en: Fnix News Dialogo Entre Masones Gran Biblioteca Herbert Or Belsuzarri Autorizado la reproduccin total o parcial, solo debe citar la fuente. Edicin Digital en el Per, sin costo. Junio 2012.

LA FUNDACION DEL IMPERIO INCAICO - LA LEYENDA DE LOS HERMANOS AYAR. Uno de los temas ms apasionantes del Imperio Incaico es su fundacin, la misma que por no existir documentos escritos, ha generado especulaciones de todo tipo, sin embargo existen tradiciones orales que fueron recopilados por cronistas espaoles, que a su vez lo recogieron de los amautas incas, en las festividades que para este fin se realizaban. Uno de los cronistas cuya obra se hallaba perdida por ms de 400 aos es el de Juan de Betanzos, que recopilo y entrego sus trabajos en 1551, pero por circunstancias an no muy explicadas, desaparecieron. Se dice que el fue uno de los 13 de la Isla del Gallo y la cercana con el conquistador Pizarro era muy intima, tanto as que este lo caso con una de sus mujeres Cuxirimay Ocllo, que tubo dos hijos del conquistador y perteneca a la nobleza inca.

Esta vinculacin familiar permiti a Juan de Betanzos, obtener informacin de las tradiciones orales de la fuente directa de los grandes amautas, que fue recopilado a travs de muchos aos, ya que el residi en el Cuzco. La narracin de hechos y tradiciones incas de Juan de Betanzos fueron publicados por primera vez en 1987 SUMA Y NARRACION DE LOS INCAS, y en ella se encuentra la muy conocida Leyenda de los Hermanos Ayar, que explica o da informacin sobre la fundacin del Cuzco que ser la Capital del Imperio Inca.

La narracin completa y sin modificaciones es la siguiente: CAP. III.En que trata del sitio y manera en (as) que tenia el lugar do ora dicen y llaman la gran ciudad del Cuzco, y del producimiento de los Orejones y segun que ellos tienen que producieron y salieron de cierta cueva. En el lugar y sitio que hoy dicen y llaman la gran ciudad del Cuzco, en la provincia del Per, en los tiempos antiguos, ntes que en l hobiese Seores Orejones, Incas, Capaccuna, que ellos dicen reyes, habia un pueblo pequeo de hasta treinta casas pequeas pajizas y muy ruines, y en ellas habia treinta indios, y el Seor y cacique de este pueblo se decia Alcaviza; y lo demas dentorno deste pueblo pequeo, era una cinega de junco, [y] yerba cortadera, la cual cinega causaban los manantiales de agua que de la sierra y lugar do agora es la fortaleza salian; y esta cinaga era y se hacia en el lugar do agora es

la plaza y las casas del marqus don Francisco Pizarro, que despues esta ciudad gan; y lo mismo era en el sitio de las casas del comendador Hernando Pizarro; y asimismo era cinaga el lugar y sitio do es en esta ciudad, de la parte del arroyo que por medio della pasa, el mercado tinguez, plaza de contratacion de los mismos naturales indios. Al cual pueblo llamaban los moradores dl desde su antigedad Cozco; y lo que quiere decir este nombre Cozco no lo saben declarar, mas de decir que ans se nombraba antiguamente. Y viviendo y residiendo en este pueblo Alcaviza, abri la tierra una cueva siete leguas deste pueblo, do llaman hoy Pacaritambo, que dice Casa de producimiento; y esta cueva tenia la salida della cuanto un hombre podia caber saliendo entrando gatas; de la cual cueva, luego que se abri, salieron cuatro hombres con sus mujeres, saliendo en esta manera. Sali primero el que se llam Ayar Cache y su mujer con l, que se llam Mama Guaco; y tras ste sali otro que se llam Ayar Oche, y tras l su mujer, que se llam Cura; y tras ste sali otro que se llam Ayar Auca, y su mujer, que se llam Ragua Ocllo; y tras stos sali otro que se llam Ayar Mango, a quien despues llamaron Mango Capac, que quiere decir el rey Mango; y tras ste sali su mujer que llamaron Mama Ocllo; los cuales sacaron en sus manos, de dentro de la cueva, unas alabardas de oro, y ellos salieron vestidos de unas vestiduras de lana fina tejida con oro fino, y los cuellos sacaron unas bolsas, ans mismo de lana y oro, muy labradas, en las cuales bolsas sacaron unas hondas de niervos. Y las mujeres salieron asimismo vestidas muy ricamente, con unas mantas y fajas, que ellos llaman chumbis, muy labradas de oro, y con los prendederos de oro muy fino, los cuales son unos alfileres largos de dos palmos que ellos llaman topos; y ans mismo sacaron estas mujeres el servicio con que habian de servir y guisar de comer sus maridos, como son ollas y cntaros pequeos, y platos y escudillas y vasos para beber, todo de oro fino. Los cuales, como fuesen de all hasta un cerro quest legua y media del Cozco, Guanacaure, y descendieron de all, las espaldas deste cerro, un valle pequeo que en l se hace, donde como fuesen all, sembraron unas tierras de papas, comida destos indios, y subiendo un dia al cerro Guanacaure para de all mirar y devisar donde fuese mejor asiento y sitio para poblar; y siendo ya encima del cerro, Ayar Cache, que fu el primero que sali de la cueva, sac una honda y puso en ella una piedra y tirla un cerro alto, y del golpe que di, derrib el cerro y hizo en l una quebrada; y ansmismo tir otras tres piedras, y hizo de cada una una quebrada grande en los cerros altos; los cuales tiros eran y son, desde donde los tir hasta donde el golpe hicieron, segun que ellos lo fantasean, espacio de legua y media y de una legua. Y viendo estos tiros de honda los otros tres sus compaeros, parronse pensar en la fortaleza deste Ayar Cache, y apartronse de all un poco aparte, y ordenaron de dar manera como aquel Ayar Cache se echase de su compaa, porque les parescia que era hombre de grandes fuerzas y valerosidad, y que los mandaria y subjetaria andando el tiempo, y acordaron de tornar desde all las cuevas donde habian salido; y porquellos al salir habian dejado muchas

riquezas de oro y ropa y del ms servicio dentro de la cueva, ordenaron, sobre cautela, que tenian necesidad deste servicio, que volviese lo sacar Ayar Cache; el cual dijo que le placia, y siendo ya la puerta de la cueva, Ayar Cache entr agatado, bien ans como habia salido, que no podian entrar mnos; y como le viesen los dems dentro, tomaron una gran losa, y cerrronle la salida y puerta por do entr; y luego, con mucha piedra y mezcla, hicieron sta en toda [entrada?] una gruesa pared, de manera que cuando volviese salir, no pudiese y se quedase all. Y esto acabado, estuvironse all hasta que dende cierto rato oyeron cmo daba golpes en la losa de dentro Ayar Cache, y viendo los compaeros que no podia salir, tornronse al asiento de Guanacaure, donde estuvieron los tres juntos un ao y las cuatro mujeres con ellos; y la mujer de Ayar Cache, que ya era quedado en la cueva, dironla Ayar Mango, para que le sirviese. CAP. IV.En que trata cmo Ayar Mango se descendi de los altos de Guanacaure vivir otra quebrada, donde, despues de cierto tiempo, de all se pas vivir la ciudad del Cuzco, en compaa de Alcaviza, dejando en el cerro Guanacaure su compaero Ayar Oche hecho dolo, como por la historia ms largo lo contar. Y el ao cumplido que all estuvieron, parescindoles que aquel sitio no era cual les convenia, pasronse de all media legua ms hcia el Cuzco, otra quebrada, questuvieron otro ao, y desde encima de los cerros desta quebrada, la cual se llama Matagua, miraban el valle del Cuzco y el pueblo que tenia poblado Alcaviza, y paresciles que era buen sitio aquel do estaba poblado aquel pueblo de Alcaviza; y descendidos que fueron al sitio y ranchera que tenian, entraron en su acuerdo, y paresciles quel uno dellos se quedase en el cerro de Guanacaure hecho dolo, que los que quedaban, fuesen poblar con los que vivian en aquel pueblo y que adorasen ste que ans quedase hecho dolo, y que hablase con el sol, su padre, que los guardase y aumentase y diese hijos, y los inviase buenos temporales. Y luego se levant en pi Ayar Oche y mostr unas alas grandes y dijo qul habia de ser el que quedase all en el cerro de Guanacaure por dolo, para hablar con el sol su padre. Y luego subieron el cerro arriba, y siendo ya en el sitio do habia de quedar hecho dolo, di un vuelo hcia el cielo el Ayar Oche, tan alto, que no lo devisaron; y tornse all, y djole Ayar Mango, que de all se nombrase Mango Capac, porque l venia de donde el sol estaba, y que ans lo mandaba el sol que se nombrase; y que se descendiese de all y se fuese al pueblo que habian visto y que le seria fecha buena compaa por los moradores del pueblo; y que poblase all; y que su mujer Cura, que se la daba para que le sirviese, y qul llevase consigo su compaero Ayar Auca. Y acabado de decir esto por el dolo Ayar Oche, tornse piedra ans como estaba, con sus alas, y luego se descendi Mango Capac y Ayar Auca su ranchera; y descendidos que fueron, vinieron donde el dolo estaba muchos indios de un pueblo de all cercano, y como vieron el dolo hecho piedra, que le habian visto cuando el vuelo di en lo alto, tirronle una piedra y desta piedra

le quebraron al dolo una ala; de donde, como ya le hubiesen quebrado una ala, no pudo volar ya ms; y como le viesen hecho piedra, no le hicieron ms enojo. Y volvindose estos indios que esto hicieron ans su pueblo, Mango Capac y su compaero Ayar Auca salieron de sus rancheras, llevando consigo sus cuatro mujeres ya nombradas, y caminaron para el pueblo de el Cozco, donde estaba Alcaviza. Y ntes que llegasen al pueblo, dos tiros de arcabuz, estaba poblado un pueblo pequeo, en el cual pueblo habia coca y aj; y la mujer de Ayar Oche, el que se perdi en la cueva, llamada Mama Guaco, di un indio de los deste pueblo de coca un golpe con unos ayllos y matle y abrile de pronto y sacle los bofes y el c